Estatuas de sal

enero 17, 2017

El camino
parece decorado
por líneas contínuas
que simulan
blancas estatuas
de sal ;
y uno sin saber
sí el camino
es camino ,
sí las estatuas
son de sal .

Los árboles
componen
la sinfonía
de las hojas
y sus ramas
mecidas
por el viento ;
ellas se cimbran
caprichosas ,
livianas ,
venturosas ;
entre el verde
y el amarillo
de la tarde ,
en el aire ,
y en la mar
de fondo :
en el susurro .
en el ruido ,
el sound ,
en el “maléfico”
sound .

En la melodía
destellos ,
matices
y campanas.

Un día
esos blancos
espectros
obsesivos
se borrarán
junto contigo ,
y esas estatuas
migrarán ,
aburridas
y amargas ,
hacia otros
caminos ,
carentes
de tiempo
y de lugar .

Tango :
Más frágil
que la sal ,
esta historia
es de cristal ,
y un día
se trizó
linda y fatal .
Y ,¿Nunca más? ,
nunca más ,
como en el tango ,
la canción ,
o en una pobre
ilusión .

Farsa :
Aquí ni idea
de la fórmula
química
de la sal ,
de la nostalgia
o de los caminos.
Menos aún
del “maléfico”
final …


Del infortunio y sus causas presuntas …

diciembre 3, 2011

No menciones a Pirro ,
según dicen , el nombre
de ese desdichado
atrae la mala suerte ,
y ya bastante tenemos
con este infortunio
que arrastramos
desde hace tantos años
y que comba nuestras espaldas
como si cargáramos
pesadas lápidas ajenas
o espurios mármoles ;
dicen que el tirano
finalmente organizó
escuadrones de la muerte
y el terror asola la ciudad
día y noche sin descanso ;
nadie medra por aquí
y aunque muchos luchamos
a riesgo de lo que sea ,
no dejamos de temer las fuerzas
negras del destino
mitológico de esta Grecia
que ya casi ni existe ,
hija de las parcas ,
éstas su futuro van urdiendo
con la maldad de las Arpías
y la furia de las Erinias ;
no menciones
a ese infeliz rey de Epiro ,
no convoques nuevamente
a la desgracia ,
ya bastante tenemos
con este peso de estar vivos ,
aquí , ahora mismo …


Desde el bosque de los símbolos

diciembre 2, 2011

Puesto que habiendo ingresado
a este horrendo negocio de pensar
acerca de la vida y de las cosas ,
hemos arribado también al temor
ante las imprevistas combinaciones
que el tiempo cierne sobre nosotros ,
en sus noches de vientos calientes
y mañanas de ásperos aguaceros ;
tendremos que inclinar la cerviz
y hundirnos en las oscuras tierras
del designio y sus admoniciones .

Y no pudiendo ya , de ningún modo ,
volver a esas anheladas espesuras ,
en donde naturalmente y sin pesares
los hombres primordiales se sumían
en blandas ciénagas y hojarascas
y finalmente descansaban;
hemos inventado , también ,
el recurso de capturar las cosas
en turbios sortilegios y preámbulos ,
conviniendo así que las tenemos ,
aunque no estén enfrente de nosotros
o en nuestras manos
y nos las poseamos realmente ;
porque en este negocio también
hemos sido incautos
y no supimos apreciar a tiempo
esa desmesura que nos embriagaba
y nos conducía hacia las sórdidas
mazmorras de la conciencia .

Somos víctimas de la razón indeseada ,
peligrosa inquilina de nuestra cabeza ,
que la ocupa con sus torvos enigmas ;
fría y ambigua celadora de la especie ,
ama de campos vacíos e innobles cubiles .

Waldo Guzmán B.

Esta poesía es una de mis preferidas , absolutamente conceptual , aquí la forma está completamente subordinada al contenido ; en ella expongo lo que es la base de mi forma de pensar acerca de la vida , la realidad y el humano , todo esto lo he tratado en forma de prosa en entradas relacionadas con “La multirrealidad humana” o en la página El Multirrealismo ; ahora bien , esta especie de breve manifiesto es el producto de décadas de observación , reflexión y análisis del tema ; su lectura es compleja ya que el vocabulario no siempre es de uso muy común , pero las ideas centrales están expuestas con bastante claridad ; en todo caso la idea principal es que el animal humano desde que se diferenció del resto de las especies y de la naturaleza por medio de los primeros atisbos de conciencia y razón ,ingresó a vivir a un mundo compuesto de símbolos , primero en los bosques reales o metafóricos de su entorno , luego en los bosques simbólicos de la cultura o de la razón instrumental ; estos “bosques de símbolos” surgen de la percepción y sus esquemas interpretativos , son a la vez una cierta necesidad y una gran limitación .