Escarnio

De pronto en el supermercado ,
pasando frente a las vitrinas
de la carnicería , puedo
observar esas carnes sufridas
que llevan en sí el misterio
doloroso de muertes animales
anónimas y masivas , de la tortura ;
frente a ellas se ubican
los humanos , machos y hembras ,
con los ojos desorbitados ,
fijos en los trozos sanguinolentos,
en las vetas de grasa , en las vísceras
impúdicamente expuestas
en anaqueles y vidrieras -.
Por un instante los imagino
en el suelo disputándose el trozo
más suculento y entre gruñidos
y mordiscos y empujones y zarpazos ,
remontándose a un pasado común
de animales carroñeros ,
sin juicio y sin palabras ,
simples y ávidos como fieras
temblando ante el espéctaculo
de carnes vivas que se desplazan
ante ellos , impotentes por no
ser capaces de correr más rápido ,
por no tener la fuerza suficiente ;
porque no tenían otra cosa que no fuera
ese apetito que se resuelve
en una macabra y sostenida tensión
opresora de sus pequeños cerebros
abotagados por el deseo y una codicia
de carnívoros que terminan ,crueles ellos,
en ese momento, para peor o mejor,
como vegetarianos facultativos.
Compadre , hemos hecho de la vida un desatino ,
un verdadero escarnio .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s