El escéptico

Cuantos caminos ciegos
tuvo que andar y desandar ,
y examinar falsas doctrinas
y rechazar teorías mercenarias
para repudiar esos brutales conceptos
que lo conducían a una enfermiza tautología
y al exilio de la realidad ;
tanta palabrería concentrada
en los pequeños intereses
de unos cuantos iluminados
lo agotó , y ya cansado
de ese sueño inhóspito de la filosofía
hubo de realizar una suspensión del juicio
e instalarse en la pertinacia de la duda ;
la realidad está más en el sujeto
que en el objeto , se dijo ,
acerca de las cosas
sólo es posible tener opiniones
siempre provisorias y discutibles ;
el conocimiento sólo lleva
a victorías pírricas ,
aquello que supiste ayer
quizás ya sea falso hoy ;
el escéptico no va a responder
la objeción del necio
que piensa que adoptar el criterio
de la duda ya es una creencia
que niega la imposibilidad
del conocer , en realidad ,
la fe es una cuestión religiosa
y aquí no existe para ella
ningún lugar , ninguno …

2 respuestas a El escéptico

  1. eduardo dice:

    muy buena, requiere de varias lecturas para entenderla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s