Testamento

No me moriré en París
pese a la sudamericana
y poética condición ,
y a haber hecho de mi vida
un breve sueño o ,
de pronto , una pesadilla ;
la gente como yo
se muere en la casa
o por alguna calle perdida
en los suburbios
del desamor ,
en los herméticos subterráneos
de la incomunicación ;
no habrá plúmbeos cielos
para mi , no , nada de lluvias
ni verticales perspectivas
de agua .
Las coronas quedaron
tiradas en pérgolas
de indiferencia o hastío.

No alcanzarán mis bienes
para reservar la hora
cineraria ,
pagaré en la tierra
común y corriente ,
en ella se pudrirá mi carne
y se astillarán mis huesos ;
me llevaré , eso sí ,
mis palabras conmigo ,
porque si un abstruso sino
las hizo tener más carencias
que inspiraciones ;
que mueran , pues ,
las desdichadas
y sean extrañamente libres
en esas últimas instancias
que tienen todas las cosas ,
y se maldigan a sí mismas
y a lo restante , cuanto puedan ,
y sean disolución ,
silencio , ausencia , nada .

Waldo Guzmán B .

En este poema experimental ( no estoy muy inspirado), he partido de un verso del poeta peruano César Vallejo , lo de morir en París , algo que en realidad me da lo mismo pero que me permite explayarme sobre ese tema , y bueno esto es algo de tipo retórico , el tema de la muerte es un tópico bastante cultivado en poesía , a veces de muy buena forma y otras veces no tanto .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s