En el bosque

Corríamos al bosque y a los sueños ,
a las hojas que sonaban
y a las huellas ;
éramos el verde sonido de la espesura ,
el alarido de todas las vegetaciones
que se acumulaban bajo el cielo .

El olor de la carne y de la sangre
se expandía en el ramaje
y éramos pies desnudos ,
olfatos , manos ,
todo un deseo
surgiendo de nidales y cuevas ;
nada nos podía detener ,
el bosque ancho y pletórico
era la promesa y el peligro
y así en las noches ,
furtivos ,empenumbrados ,
recorríamos hojarascas y ciénagas
con los sentidos deslumbrados .

Pero entre el coperío y las piedras
había algo más ,
detrás de cada árbol
palpitaban deseos ajenos ,
manos , ojos ,
extensas certidumbres
que perseguían a las carnes
y cada gota de sangre
era buscada por otros .

El bosque ,
salvaje arena para todos ,
nos fue devorando al fin ,
y verdes ,
alguna noche de piel extraña ,
moríamos .

Esta poesía es del año 1983 y es como una ficción reconstructiva y , claro , una pequeña reflexión acerca de la condición humana …
Explore posts in the same cat

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s